Publicado el

Todos tus sueños y esperanzas para el año nuevo se pueden cumplir

La Navidad es momento de felicidad, disfrutar de los tuyos y vivir con ilusión

Ya casi es Navidad. Son días de ilusión, de alegría, de pasar momentos especiales con nuestros amigos, compañeros del trabajo, con la familia. Son unas fechas de lo más especiales para el calendario: la magia y el espíritu navideño inunda cada esquina. Espero que no hayas perdido esa ilusión con la que siempre es bueno vivir la Navidad. Yo no lo he hecho. Y si es así, aquí te van algunos consejos para recuperarla estos días y mantenerlas todo el año.

Los pequeños detalles cuentan

Estos días previos a la Navidad repasa la lista de pequeños detalles que pueden ayudar a disfrutar de estas fiestas. Adornar un pequeño árbol, escribir la carta a los Reyes Magos con los niños, visitar los mercadillos de las ciudades o los belenes vivientes, hacer un viaje, conocer a gente nueva, llamar a ese amigo que hace tiempo no se habla con él, pasear para deleitarte con las luces de las calles, preparar una sorpresa para un familiar. Los pequeños detalles cuentan, son los que aportan ilusión y magia a estos días.

Cuando llegue el año nuevo sólo es cuestión de seguir aplicando este ‘mantra’ el resto de días: sigue teniendo un pequeño gesto de bondad; planifica un día diferente o una visita inesperada a un amigo. Estas actividades devolverán la ilusión y ayudarán a mantener la felicidad de la Navidad cualquier día del año.

Si en la familia tienes niños estos días te contagiarán irremediablemente la pasión por la Navidad tan propia de la infancia. Ellos viven con ilusión cada momento previo, preparar cada detalle. Redactar con ellos la carta a los Reyes Magos, ultimar los detalles de la función infantil, buscar alguna receta especial para los días centrales de la fiesta… son algunos de los momentos en los que los pequeños se convierten en auténticos protagonistas y colaboran haciendo partícipes a todos de su felicidad.

Actividades para Navidad con los pequeños

Los pequeños de la casa están de vacaciones unas semanas. Es un buen momento para desconectar de la rutina, las tareas extraescolares y organizar algunas actividades con ellos. Ir a patinar sobre hielo, al cine, a una exposición o museo y, por supuesto, ir a conocer a los Reyes y a Papá Noel son algunas ideas de 10 para disfrutar con los pequeños y contagiarte de su ilusión.

Tarde de manualidades

También es un buen momento para hacer actividades en casa con los niños como cocinar, ver una peli juntos o hacer manualidades. Hay muchísimas para todas las edades. Algunas tan divertidas como confeccionar adornos para el árbol con papel pintado, guirnaldas hechas con papel de magdalenas o frutos secos, centros de mesa con velas de colores y piñas traídas de la montaña. Son tareas de lo más entretenidas, que en muchas ocasiones pueden hacer ellos sin supervisión y que traerá la magia a la casa.

Con esta felicidad infantil debemos empezar el próximo año. Cada día será una nueva oportunidad de vivir algo diferente. Créate una lista de propósitos que sean alcanzables, que te ilusionen y llenen tu vida de magia. Después de la Navidad trabaja para lograr estas metas. Si eres realista y trabajas cada día en ello, verás cómo vas obteniendo todo aquello que te aporta felicidad.

¿Cómo conseguirlo? Recuerda tus momentos más felices en el pasado y repite cada día ‘todos mis sueños y esperanzas se pueden cumplir’. Rodéate de personas alegres, que transmitan energía positiva, que te ayuden en cada meta personal y ya verás cómo te contagian de esa magia que irradian y te ayudan a avanzar por el camino de la felicidad.

La Navidad es tiempo de felicidad

Hay personas que asocian estos días de Navidad a estrés ante el cúmulo de compromisos familiares, personajes, de pareja y laborales propios de estas fechas. Pero yo no soy así. Creo que es un tiempo idóneo para inundarnos de la magia que transmiten los amigos; la ilusión de poder ver a toda la familia reunida, cosa que a veces no ocurre en ningún otro momento del año. Pienso en disfrutar de estos y de todos los días. Es el camino más correcto para alcanzar la felicidad y compartirla con los demás.

En los próximos días, te recomiendo que anotes tranquilamente los proyectos que te has marcado para el nuevo año. Así analizarás el momento en que te encuentras y te será más fácil detectar qué tienes que hacer para trasladar las escenas de ilusión que vives en Navidad a otras épocas del año.

¿Es cenar con los amigos? Planea otro encuentro así antes del verano. ¿Te llena de felicidad ver la cara de tus hijos cuando llega el día de Reyes y corren debajo del árbol para ver qué reciben? busca otro momento en el que tener un detalle con ellos que realmente no lo esperen. Llenarás de magia ese instante y te harán rememorar estos días de Navidad.

¿Has disfrutado preparando con los pequeños de la casa la decoración festiva? Pues quizá sea buena idea que, de cara a la primavera, repitáis esta misma tarde de actividades en familia pero decorando la casa con flores, plantas y otros motivos propios de esa estación.

Si lo que te hace estos días verdadera ilusión es volver al pueblo donde creciste, planear una escapada rural para recibir el año nuevo en una ciudad con encanto traslada esa misma tarea a las próximas vacaciones. La felicidad de organizar todos estos preparativos se vive igual en diciembre que en septiembre.

Disfruta de cada uno de los días que quedan para despedir 2018 y da la bienvenida al año nuevo con las energías, esperanzas y las ilusiones renovadas. Verás que la actitud tan positiva que contagias y te contagian estos días te acompañarán en 2019. Empieza el calendario regalando a los tuyos una enorme sonrisa y pensando que será el año en que todos tus sueños y esperanzas se pueden cumplir.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *