Publicado el

Qué significa ser la hermana mayor

regalos para hermana mayor

Reconozco que siempre he tenido debilidad por las familias grandes, con muchos hermanos. La verdad es que en esta época no es fácil que esto ocurra y para el común de los mortales, la ecuación se suele reducir a uno o como máximo dos hijos. La verdad es que desde mi experiencia personal de hermana mayor, como miembro de una familia de cuatro hermanos, los recuerdos son mayormente positivos.

Todos recordamos a familias televisivas de series como la casa de la pradera o películas espalas que los traen momentos de nostalgia, e incluso series como  “Verano Azul”. También hay influencers con grandes familias como las Kardashian, que han hecho de su familia y sus relaciones todo un espectáculo. Hoy vamos a debatir sobre la relación con la hermana mayor que son siempre muy especiales. Sin duda si hablamos de la conocida familia Kardashian, averiguaremos que la mayor de las hermanas es Kourtney Kardashian. Quizá no sean un prototipo o referencia de familia, pero con sus extravagancias sí que demuestran que son tan mortales como el resto.

Veamos detalles de esta particular relación.  Es un vínculo que nace en la infancia con el nacimiento de un hermano mejor y que suele perdurar durante toda la vida. Pero la relación entre hermanas suele ser todavía más especial ya que la consideramos la mejor amiga que podemos tener en la infancia y en la vida adulta.

amistad entre hermanas

Una buena relación de amistad

Las hermanas suelen establecer desde la infancia un vínculo muy fuerte y difícil de romper. Las hermanas siempre se apoyan en lo bueno y en lo malo. Su relación suele convertirse con los años en emotiva y especial y suele resistir todos los problemas y preocupaciones.

La amistad suele ser la base de la relación entre la hermana mayor y las demás hermanas. Incluso cuando las niñas son pequeñas, las hermanas mayores realizan el papel de asistente de la madre en el cuidado de los hermanos y ese cariño se refleja para siempre en su relación. Las hermanas mayores suelen cuidar de los pequeños cuando los padres no pueden, bañarles, llevarles al colegio o ayudarles en casa a hacer los deberes.

Tener una hermana mayor en la infancia nos da la posibilidad de disfrutar una amiga durante 24 horas. Las hermanas tienen la posibilidad de jugar cuando quieran, dormir en la misma habitación o compartir ropa y complementos. No como con las amigas del colegio o del parque que luego tienen siempre que regresar a su casa con su familia.

Una compañera de juegos

Los primeros juegos de todos los niños se realizan con los hermanos. Por eso la relación entre ellos suele ser especial y duradera. Los hermanos están siempre en casa dispuestos a jugar, ayudar o hablar cuando lo necesitamos.

La hermana mayor suele ser la que dirige y propone los juegos e incluso la que indica cuando hay que comenzar a jugar y parar para cenar o realizar otras actividades. La relación de las hermanas va más allá porque no solo se basa en el juego, sino que establece una complicidad de secretos y confidencias que durará toda la vida.

Hermana mayor confidente

Incluso la hermana mayor se suele convertir en la perfecta confidente de sus alegrías y sus penas. Una relación de complicidad que acompaña a las niñas toda la vida y que nace en la infancia. Las hermanas son las mejores confidentes en la adolescencia y en la edad adulta.

Las hermanas mayores suelen tener más experiencia y han pasado por los mismos o similares momentos en su infancia. A una hermana mayor se le pueden contar todos los problemas para que nos aconseje y ayude ante cualquier dificultad en la infancia y en el futuro.

Siempre unidas

Aunque una de las características de la relación entre hermanas es que entre ellas surgirán también sentimientos negativos como los celos y rivalidades, normalmente sienten una gran adoración las unas por las otras. La hermana mayor incluso se comporta en ocasiones como una sustituta de la madre que protege a las demás hermanas en todas las ocasiones.

Las hermanas siempre permanecen unidas y saben que pueden contar la una con la otra. Los padres siempre deben fomentar la relación entre las hermanas preparando a las mayores para la llegada de los menores. Tienen que enseñarles que las hermanas pueden ofrecerse un amor que durará para toda la vida diferente al que ellos proporcionan y también duradero y profundo.

Es importante que la hermana mayor establezca desde el momento del nacimiento de la menor una relación sana lo más alejada de las rivalidades y los celos. A veces la hermana mayor siente como una amenaza la llegada de una menor y piensa que le va a quitar su papel como centro de atención en la familia.

Los padres deben intentar siempre que la hermana mayor no sienta la llegada de las demás hermanas como una amenaza. Tiene que comprender que el cariño de los padres hacia los hijos es siempre incondicional, aunque lleguen nuevos miembros a la familia. Los padres deben ayudar a la hermana mayor a aceptar la llegada de sus hermanos y a comprender su papel incondicional en su relación de amistad y cariño.

Nunca solas

La amistad con una hermana mayor es la primera relación de una niña fuera de la relación con sus padres. Esta relación siempre otorga una sensación de seguridad que nos acompaña toda la vida. Las hermanas van construyendo con los años una red de amistad y cariño.

Tener una hermana mayor garantiza no estar nunca sola. Esa sensación de apoyo constante es fundamental para muchas hermanas que lo reconocen cuando ya son mayores. Incluso cuando ya los padres por desgracia faltan, las hermanas mayores se convierten en ese ancla que protege y ayuda ante cualquier adversidad.

Por eso es importante reforzar los momentos que comparten juntas y suele pensarse mucho en las ideas para regalar a la hermana mayor en su cumpleaños, buscando regalos originales para mujeres.  Tenemos que cuidar siempre la relación entre hermanas y nunca olvidar que es uno de los grandes tesoros que nos da la vida. La hermana mayor se convierte a lo largo de los años en un pilar importante para cualquier familia y regalarle una pulsera personalizada con una frase especial puede ser un detalle que nunca olvidará

Seguridad para las hermanas

Esta relación comienza en la infancia cuando la hermana mayor cuida de sus hermanas y las ayuda a vestirse, a comer o las lleva al colegio. También se convertirá en su protectora en el colegio y en la relación con otras amistades, evitando en todo momento que algún otro niño o niña se meta con ellas o las moleste. La hermana mayor se convierte en la mejor ayuda de las menores durante la infancia y su papel es fundamental dentro de la familia.

Tener una hermana mayor proporciona un vínculo afectivo duradero que sirve de colchón para toda la vida. Incluso cuando las hermanas ya son adultas y tienen su propia vida, la hermana mayor se puede convertir en el hombro donde apoyarse o en aquella mano amiga que nos eche un cable en los momentos difíciles de la vida. Puede ser el paño de lágrimas ante un problema laboral, el fracaso de una relación o una situación personal complicada.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *